11 agosto 2015

¿Cuánto tiempo pasas en el trabajo, frente al ordenador o la televisión, con el móvil o la tableta? Cuando llegas a casa, ¿cuánto tiempo compartes con tus hijos, sin dispositivos?

Para compartir no basta con estar en el mismo lugar. Si te sientas a su lado pero te concentras en escribir un email de trabajo, o respondes mensajes en whatsapp o navegas por Internet, estás físicamente presente, pero no les haces ni caso. Y a veces ellos se sienten ignorados y con razones de más para engancharse también o para reclamar tu atención de alguna manera.

Si te preocupa que tus hijos jueguen cada vez más con los dispositivos móviles y pantallas de entretenimiento, piensa primero qué tan enganchado/a estás tú. Por ejemplo:

¿Activo el Wifi en mi móvil al despertarme?

Sugerencia: Intenta activarlo después.

¿Leo mis correos o navego en Internet al levantarme de la cama o mientras desayuno?

Podrías posponer la revisión de tus mensajes y noticias para cuando tus hijos se hayan ido al colegio.

¿Desayuno con mis hijos?

Ojalá que sí. Es una oportunidad para compartir y dialogar.

¿Miro mis mensajes mientras conduzco, camino o monto en bici?

Según la dirección de tráfico, mandar mensajes mientras se conduce multiplica por 23 el riesgo de sufrir un accidente.

¿Me llevo el móvil al baño?

Si tus hijos te han visto, lo harán también. Puede que el dispositivo se caiga al váter o a la bañera.

¿Respondo las llamadas y mensajes mientras como o ceno en familia?

La comida y la cena son momentos para compartir cara a cara. Esos mensajes y llamadas pueden esperar en la mayoría de los casos.

¿Siempre llevo el teléfono móvil conmigo? ¿El Smartphone es una extensión de mi mano/bolsillo?

Ojo, aquí ya estamos cayendo en la Nomofobia (miedo a estar sin el móvil, del inglés “No-mobile-phone-phobia”)

¿Miro el móvil cada 10 minutos o tan pronto escucho una notificación de mensaje?

Este es un síntoma claro de que ya estás enganchado/a.

¿Tengo problemas para dormir? Cuando me despierto, ¿juego o leo en mi móvil aunque sean las 3am?

Otro síntoma de que el problema es serio. ¿Se lo has comentado a tu médico? Dormir es muy importante para la salud física y mental. Cuando te despiertes puedes hacer ejercicios de relajación que centran la atención en la respiración. ¡Sí funciona! 

 Tiempo de juego Kid Crono

Para saber cuánto tiempo compartes con tus hijos, sin dispositivos

¿A qué hora vuelvo del trabajo?
¿A qué hora se duermen mis hijos?
¿Cuánto tiempo paso en familia al día?
¿Mis hijos me han pedido que deje el ordenador o el Smartphone?
¿Pongo el móvil en silencio para jugar o hablar con mis hijos?
¿Cuánto tiempo estoy con mis hijos en casa?

De ese tiempo, ¿cuántas horas dedican a dormir, comer, hacer deberes, jugar o engancharse a las pantallas?
¿Miro a mi hijo/a a los ojos mientras me habla?

Si haces la cuenta verás que es poco el tiempo de calidad que pasamos con nuestros hijos. Es una pena porque la infancia pasa muy rápido. ¡Aprendamos juntos a usar la tecnología de una manera más saludable!

Cuando nuestros hijos nos ven utilizando algún dispositivo, ellos también quieren hacerlo.

Hace un par de semanas, al comenzar las vacaciones escolares, mi hijo menor me dijo: mamá, como tú estás con tu ordenador, ¿puedo jugar al iPad? (Aclaro que trabajo en casa, así que no tenía ningún otro lugar en donde meterme con mi ordenador). Le expliqué que estaba escribiendo un artículo y le invité a hacer garabatos en mi libreta de apuntes – cosa que le encanta. Se sentó a mi lado con su carita de pillo y escribió su nombre con distintos colores entre mi lista de tareas por hacer.

Acuérdate que los peques aprenden por imitación y nosotros (padres y madres) somos su mayor ejemplo. Así que si nos ven enganchados, ellos harán lo mismo. La educación empieza por casa. Para que tus hijos se desenganchen de las pantallas, ¡da ejemplo!

Bibliografía:

Para leer más sobre este tema, recomendamos el blog www.bebesymas.com 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *