17 enero 2021

¿Sabes hasta qué punto las redes sociales influencian tu atención, tu percepción y tu comportamiento?

Aquí compartimos algunas ventajas y desventajas de las redes sociales, y proponemos ideas y soluciones.

El 10 de septiembre de 2020 salió «The Social Dilemma» (El dilema social), un documental en Netflix en el que expertos en redes sociales cuentan el lado oscuro de este negocio y los peligros de los algoritmos, que tal vez desconoces.

Este es el trailer.

Como en todo, el documental ha recibido alabanzas y críticas.

Se le critica, por ejemplo, que la dramatización del algoritmo (en tres humanos) no era apropiada y que estaba diseñada para asustar. Además, se centraron en destripar el negocio y no profundizaron en las soluciones, en las posibilidades de mejora, en la creación de una cultura digital saludable.

Por otro lado, las teorías de conspiración y las noticias falsas se mencionan de manera superficial y sesgada, como parte de la problemática de las redes. Se toca el tema de la verdad, sin profundizar. Cómo discernir la verdad da para una análisis profundo desde distintos puntos de vista. ¿Quién decide lo que es falso o verdadero?

El “qué, cómo, cuándo, dónde, quién, cuántas veces” es definido por el poder. Poder es la habilidad de contar la historia de otra persona y convertir a esa persona en una única historia, en un estereotipo. Necesitamos historias y narrativas distintas que nos ayuden a ampliar la perspectiva, a recuperar nuestra dignidad, a ver todo lo que nos une como seres humanos. […] Cuando rechazamos la historia única, ganamos el paraíso”. —Chimamanda Ngozi Adichie (escritora nigeriana).

Sin embargo, ver el documental en familia o leer este artículo, puede ser un punto de partida para empezar una conversación constructiva con tus hijos/as. Dialogando, podemos verificar qué saben, si son conscientes de la manipulación existente tanto en las redes como en los medios de comunicación, y qué están dispuestos/as a hacer por su salud mental, discernimiento y bienestar.

Y si no tienes Netflix, vamos a revisar algunas ideas al respecto, citando a los expertos que aparecen en el documental. 

Premisas

Responsabilidad personal

La tecnología no es mala ni buena. Es el uso que le damos, lo que puede ayudarnos o perjudicarnos. Así que la responsabilidad personal del uso, modo, tiempo y fines de la tecnología está en nuestras manos. Tomar consciencia es nuestra decisión.

Tu tiempo y tu atención valen mucho. ¿A qué dedicas tu tiempo? ¿Dónde pones el foco de tu atención? ¿Qué uso le das al móvil, ordenador, redes, internet, etc.? ¿Te has dado cuenta de cómo funcionan las redes y de su influencia en ti?

¿Cómo te despiertas de la Matrix si no sabes que estás en Matrix? —Tristan Harris, exdiseñador estético de Google, cofundador Center of Human Technology.

La información es poder: análisis de datos

A través del acceso a Internet, las grandes compañías guardan toda serie de datos sobre los usuarios

Controlan todo lo que haces: tus clicks, tus preferencias, cuánto tiempo miras una foto, lo que escribes, lo que buscas, lo que te gusta, qué haces por la noche, en dónde estás, a dónde has ido, etc.

Los algoritmos deducen si eres introvertido o extrovertido, qué es lo que detona ciertas emociones en ti, cómo funciona tu mente, en dónde eres vulnerable. ¿Te has dado cuenta hasta qué punto te han descifrado?…  ¿Para qué?

Los algoritmos son opiniones embebidas en códigos. Los algoritmos no son objetivos. Están optimizados por una definición subjetiva del éxito. Son un interés comercial. La inteligencia artificial no va a resolver ningún problema social, ni las noticias falsas. Google no puede decir: ‘esto es conspiración, esto es verdad’, porque no saben cuál es la verdad. No tienen un proxy para la verdad que sea mejor que un click.Cathy O’Neil, PhD, Data Scientist, autora de: “Weapons of Math Destruction”.

El modelo de negocio

En el modelo de negocio es donde radica el quid de la cuestión. El modelo de negocio es capturar tu atención y mantenerte pegado/a a la pantalla el mayor tiempo posible para influenciar poco a poco tu percepción y tu comportamiento. 

Si no estás pagando por el producto, entonces tú eres el producto.

El cambio gradual, sutil e imperceptible de tu comportamiento y percepción es el producto. Cambiar lo que haces, cómo piensas y quien eres, es lo que están vendiendo. —Jaron Lanier, autor de: «Ten Arguments for Deleting Your Social Media Accounts Right Now».

Te conocen tanto que son capaces de predecir tus acciones y eso se convierte en una certeza. El modelo de negocio vende certezas a los anunciantes. Por esto necesitan analizar el mayor número de datos, para predecir e influir en tu comportamiento y negociar tu futuro.

Construyen modelos que predicen nuestras acciones y quien crea el mejor modelo, gana. —Aza Raskin, cofundador del Center for Humane Technology.

 

Ventajas de las redes sociales

Toda moneda tiene dos caras en este mundo dual. Así que vamos a enumerar algunos puntos positivos y negativos de las redes:

Unen a personas, familiares, amigos que están lejos.

Ayudan a crear comunidades de personas con los mismos intereses.

Facilitan el acceso a la información y el intercambio de datos e ideas, dentro y fuera de la narrativa oficial.

Facilitan acciones altruistas, por ejemplo, encontrar un donante de órganos para un transplante.

Son canales para aumentar visibilidad de los pequeños negocios a bajo coste.

Facilitan la venta y la publicidad a menor coste que los medios tradicionales. 

Plataformas de vídeos, como Youtube, son un canal de aprendizaje y de enseñanza online.

 

Desventajas de las redes sociales

Alejan a los que están cerca y polarizan a la gente

La información a través de las redes y los buscadores es distinta para cada persona. No vemos las mismas noticias. No leemos los mismos artículos. Nos dan lo que queremos ver o lo que quieren que veamos. Eso influye en la polarización creciente que estamos viendo. […] Vivimos en un mundo en el que un árbol y una ballena valen más muertos que vivos. —Justin Rosenstein, Ingeniero en Facebook y Google, coinventor del botón “like”.

Aquí volvemos a la idea del «peligro de una única narrativa» citado al principio de este artículo. La polarización vende y hace que estemos más tiempo enganchados y que nos dejemos manipular con facilidad.

Problemas de salud mental: la ansiedad, la depresión y el número de suicidios ha aumentado en los jóvenes en la última década

Desde 2011 las autolesiones han aumentado en un 62% en adolescentes y en 189% en preadolescentes. Los suicidios han aumentado en un 70% en adolescentes y en un 151% en preadolescentes. Toda esa generación es más ansiosa, frágil y depresiva, les cuesta tomar riesgos. Se comparan con estándares irreales de belleza, les cuesta concentrarse para hacer sus deberes. Las tasas a las que obtienen el permiso de conducir han caído. También ha caído el número de jóvenes que han tenido alguna cita romántica. —Haidt, Jonathan, PhD Social psychologist, autor de “The Righteous Mind: Why Good People are Divided by Politics and Religion”.

Además de otros riesgos de internet, como el acoso online, la pornografía infantil, el fácil acceso de pedofilos y pederastas a sus víctimas a través de las redes, etc.

Adicción a los dispositivos electrónicos

La tecnología es más que persuasiva ya que influye en tus acciones. Los “refuerzos intermitentes positivos” implantan hábitos inconscientes que te programan de manera profunda sin que te des cuenta. Una herramienta no te pide cosas, no te seduce, no te manipula. Las redes son un ambiente tecnológico de adicción y manipulación que tiene sus propios objetivos y que usa la psicología a favor de intereses comerciales. —Tristan Harris, exdiseñador estético de Google.

Las redes sociales son una droga que explota nuestra necesidad de conectar con otros, lo que afecta la producción de dopamina en el sistema neuronal y eso lleva a la adicción. —Dr. Anna Lembke, Directora médica de adicciones, Universidad de Stanford.

El tiempo de exposición a las pantallas sí cuenta. En otros artículos de este blog damos ideas para tener una relación más sana con la tecnología. Necesitamos crear una cultura digital saludable que permita el desarrollo físico y el contacto con la naturaleza.

Ideas y posibles soluciones

Pequeñas acciones en lo personal

Evita coger el móvil como «consolador, compañero, pacificador» en momentos de soledad, aburrimiento, apatía. Usa tu imaginación, haz deporte, medita. Conecta contigo.

Desactiva las notificaciones porque son uno de los señuelos que disparan la dopamina.

En lugar de usar Google puedes usar Qwant que no guarda tu historial de búsqueda. Otra opción es Ecosia que planta árboles por tus búsquedas.

En tu móvil, borra todas las aplicaciones que no sean indispensables.

¿Cómo saber si las apps en tu móvil te están espiando?

No aceptes vídeos recomendados en Youtube, busca y escógelo tú.

En Youtube hay mucha censura de contenidos. Otra aplicación parecida es LBRY content Freedom.

Hay extensiones en Chrome que te evitan las recomendaciones.

Cuida las fotos y datos que compartes en redes. ¿Has leído y firmado las condiciones de uso?

Ideas de interacción

Antes de compartir un vídeo, una noticia o un post, verifica las fuentes y la veracidad del mismo. Aún más, si te está disparando tus emociones.

Sigue a personas con las que no estás de acuerdo para exponerte a distintos puntos de vista. Sin necesidad de responder, y si lo haces, que sea con respeto.

¿Qué tal si llamas y tienes una conversación telefónica en lugar de chatear?

¿Te atreves a borrar tus cuentas en redes sociales? ¿Alguna de ellas?

Otra opción es utilizar una red social de código abierto como MASTODON.

Mucha gente usa Twitter para destilar odio. Cuidado. Hay mejores alternativas para desahogarte.

No es suficiente hablar cosas verdaderas. También es necesario callar muchas que lo son, pues solo hay que aportar cosas cuyo descubrimiento sea útil y no las que solo herirían sin fecundar nada; y si la primera regla es “hablar con verdad”, la segunda es “hablar con discreción”. —Pascal

En familia

Además de los puntos anteriores, acuerda con tus hijos algunas normas. Por ejemplo:

1. Establecer y respetar un tiempo de juego y un horario para apagar todas las pantallas e incluso apagar wifi.

2. Las redes sociales son recomendables para mayores de 16 años. Antes, es mejor evitarlas, sobre todo Tik Tok.

3. Establece un presupuesto de gasto para los datos, etc.

4. No compartas mensajes de ira, odio, miedo, violencia, pederastia, etc. Eso hace que aumenten. Es mejor denunciar y bloquear.

5. Tener más likes no es ser más guay/cool. Hay que fomentar la autoestima y el amor propio ante la valoración, la crítica y el reconocimiento ajeno. Somos seres sociales y necesitamos el apoyo de nuestro entorno cercano.

6. Un menor de 18 años no debería hacer compras por internet. Revisa la legislación al respecto en tu país de residencia.

AliExpressAmazon y eBay son los sitios más consultados por los niños de todo el mundo, con el gigante chino (Aliexpress) creciendo año tras año. Ropa y tecnología son los productos más buscados entre los consumidores más jóvenes. — Compras por internet por menores de edad. ¿Se cumple la legislación?

 

Global

Las plataformas de redes sociales deberían estar reguladas y tener una institución externa que las supervise y sancione.

Revisar los incentivos financieros de las grandes empresas y hacerles pagar impuestos por la cantidad de datos que acumulan.

Respetar leyes de privacidad digital a nivel global. 

Prohibir las prácticas de manipulación, extorsión y acoso digital.

Denunciar e investigar el uso de internet y de las redes en la trata de personas, redes de pederastas, etc.

Pedir que estos productos y servicios sean diseñados para respetarnos. No somos un recurso explotable.

Promover la alfabetización digital en la medida de lo posible. En algunas zonas, hay otras prioridades más urgentes como el acceso a agua potable y alimentación.

Las empresas anunciantes ya han empezado a reducir el gasto en publicidad como una forma de hacer presión y protestar por las políticas de Facebook que favorece la pederastia, el fraude electoral y discursos de odio. Lo mismo han hecho famosos como Kardasian y Di caprio y han dejado de publicar en la red.

 

Podemos hacerlo mejor. Podemos cambiarlo todo. Empecemos por cambiar la conversación y los hábitos.

¿Qué ideas constructivas se te ocurren a ti?

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *